Cuerpo mutilado

En una cuna adiposa,
mi cuerpo dormido se ensanchó entre caderas y vientre,

los pechos ligeros gravitaron al centro de la tierra,
y la piel densa perdió su textura.

Las piernas, bellas aún,
se debaten entre la atrofia y la fortaleza,
mientras mis pies declinan ante la degeneración.

Visito mis uñas grisáceas,
que habitan unas manos ásperas e inutilizadas,
aunque todavía juveniles.

Mi ombligo se pierde
en una maleza de carne
surcada por grietas lunares,
que descienden hacia mi sexo.

Mi clítoris, otrora vivo y acuoso,
es un espacio somnífero y seco,
que recuerda, nostálgico, antiguas aguas.

Pero mi cuerpo tiene vida,
se exhibe plácidamente al Sol,
se abraza a los árboles,
su agua chapotea al caer,
y respira:
deseoso de días.


Valeria Valentina Rodríguez Mora
(nacida en CDMX registrada en Zihuatanejo, Guerrero, 1979).

Diplomática mexicana, crecida entre libros, en la Byblos, allá en el remoto Zihuatanejo. Interesada en la literatura, los asuntos de género y la migración. Pasó casi una década en Estados Unidos abocada a defender los derechos de los inmigrantes en aquél país. Ahora, de regreso en México, labora en el Instituto Matías Romero, la academia diplomática de México, donde renació su amor por las letras. Estudiante de “Mi primer taller de poesía” en Skribalia.

Mi primer taller de poesía con Lauri García Dueñas en Skribalia

Acuarela: Alonso Riestra

0 responses on "Cuerpo mutilado"

Deja un mensaje

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X