El año pasado tomé el curso de Autobiografía en la Escuela de Escritores en Cuernavaca con Armando Alanís. A pesar de que el tema no es mi especialidad  (mi interés se centra en el cuento y novela), intuí que con Alanís podría  aprender algo importante. Y así  sucedió. Mi experiencia  fue encontrar una suerte de posibilidades, que bajo  un espectro de libertad,  permitieron que mi proceso creativo  se enriqueciera. Me propuso lecturas y me mostró  alternativas en cuanto a la forma y el fondo. Logró motivarme en cuanto a seguir una novela inconclusa, lo que no es nada fácil.

Julián Estrada Narrador, Maestro Internacional de Ajedrez / CDMX

X